CHAT OLIMPO

Pagina de la mujer   Ultimas Noticias    VOLVER

 

 

- La enfermedad Celiaca,
- Diabetes,
  Selección de Alimentos para Diabéticos
- Hipercolesterolemia,
  Selección de Alimentos para Hipercolesterol
- Hipertensión y Problemas Cardíacos,
  Selección de Alimentos para Hipertensos y Cardiacos
- Dislipidemias,
  Selección de Alimentos Hipograsa
- Insuficiencia hepática,
  Selección de Alimentos para Enfermos Hepáticos
- Insuficiencia renal,
  Selección de Alimentos para Enfermos Renales
- Enfermedades pancreáticas,
  Selección de Alimentos para Enfermos de Vias Biliares
- Problemas en las vías biliares.
  Selección de Alimentos para Enfermos de Vias Biliares
 

 - Ulcera,
  Régimen Adecuado Gástrico
- Gastritis,
  Régimen Adecuado Gástrico
- Diverticulosis,
  Régimen Estimulante Intestinal
  Régimen Estimulante Intestinal Moderado
- Constipación.
  Régimen Estimulante Intestinal
  Régimen Estimulante Intestinal Moderado
- Colitis ulcerosa,
- Colon Irritable,
- Enfermedad de Crohn,
- Inflamación intestinal,
- Diarreas crónicas,
  Régimen Adecuado Intestinal

 

Dieta y enfermedades

Definición:

Se ha demostrado que existen elementos nutricionales y dietéticos que tienen relación con ciertas enfermedades o afecciones. Para mayor información sobre las declaraciones de salud aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), puede remitirse al artículo sobre  información nutricional .

Información:

Este artículo aborda los siguientes temas:

  1. Calcio y osteoporosis
  2. Fibra y cáncer
  3. Frutas, verduras y cáncer
  4. Fibra y enfermedad cardíaca coronoria
  5. Grasas y cáncer
  6. Grasa saturada, colesterol y enfermedad cardíaca coronaria
  7. Sodio e hipertensión
  8. Alcohol
  9. Nitratos y cáncer

1. CALCIO Y OSTEOPOROSIS:

El calcio es uno de los minerales más importantes en la vida de los seres humanos y el cuerpo lo utiliza para la formación y mantenimiento de huesos y dientes saludables. El calcio también juega un papel vital en la conducción nerviosa, la contracción muscular y la coagulación sanguínea.

La osteoporosis es una enfermedad en la cual el contenido de calcio de los huesos es muy bajo. En esta enfermedad, el calcio y el fósforo, que normalmente están presentes en los huesos, son reabsorbidos en el cuerpo, lo cual lleva a que se presenten huesos frágiles y quebradizos que se fracturan con facilidad.

La ingesta adecuada de calcio a lo largo de la infancia y la pubertad es una de las claves para prevenir la osteoporosis. Una persona que no obtenga suficiente calcio mientras está creciendo no tendrá huesos fuertes. Así mismo, una persona de edad avanzada con una dieta de calcio baja también está en riesgo de desarrollar esta afección.

Las porciones dietéticas recomendadas sobre el contenido de calcio en la dieta están basadas en la edad, el sexo y los factores hormonales. Muchos alimentos, como algunas verduras, contienen calcio; sin embargo, la leche y sus derivados siguen siendo la mejor fuente. El calcio también se puede obtener a través del consumo de suplementos.

2. FIBRA Y CÁNCER:

La fibra dietética se encuentra en los alimentos de plantas en dos formas: soluble e insoluble. Las fibras solubles atraen el agua y se convierten en un gel durante la digestión, lo que produce un retraso de la misma y de la tasa de absorción de los nutrientes en el estómago y los intestinos.

Este tipo de fibra se encuentra en las hojuelas de afrecho, cebada, nueces, semillas, legumbres, lentejas, garbanzos y algunas frutas y vegetales. La fibra insoluble se encuentra en alimentos como el afrecho de trigo, las verduras y los granos enteros; parece acelerar el paso de los alimentos por el estómago y los intestinos y le agrega volumen a las heces.

Se ha pensado que una dieta alta en fibra reduce el riesgo de cáncer de recto y de colon.

3. FRUTAS, VERDURAS Y CÁNCER:

Comer más frutas y verduras ayuda a un buen suministro de fibra, vitamina A , vitamina C , betacaroteno y otros carotenoides, y otras sustancias valiosas llamadas fitoquímicos. Los estudios indican que una dieta alta en fibra y en estos nutrientes puede reducir el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de estómago, de esófago, colorrectal, de la laringe y el cáncer pulmonar.

La vitamina C y el betacaroteno, el cual forma la vitamina A, son antioxidantes y, como tales, protegen las células del cuerpo de la oxidación, un proceso que puede llevar a que se presente daño celular y que puede jugar un papel en el desarrollo del cáncer.

Además de los nutrientes que se necesitan para el metabolismo normal, los alimentos provenientes de las plantas contienen también fitoquímicos, químicos de las plantas que pueden afectar la salud humana. Hay cientos de fitoquímicos, pero se desconoce su rol preciso en el mejoramiento de la salud; sin embargo, una evidencia cada vez mayor indica que ellos pueden ayudar a proteger contra el cáncer.

Para obtener estos beneficios, se recomienda comer más frutas y vegetales que contengan vitaminas A y C, así como betacaroteno, incluyendo hortalizas de hoja verde oscura, como la espinaca, la col rizada, la berza, los nabos. Los cítricos como la naranja, las uvas y clementinas también son ricos en antioxidantes. Otras frutas y hortalizas rojas, amarillas y zapotes y los jugos hechos de éstas son una buena opción. Nota: con la elaboración del jugo se quita la fibra.

4. FIBRA Y ENFERMEDAD CARDÍACA CORONARIA:

Algunas fibras, especialmente las solubles, se fijan a los lípidos como el colesterol y los eliminan del organismo a través de las heces, disminuyendo la concentración de lípidos en sangre y reduciendo el posible riesgo de una enfermedad cardíaca coronaria.

5. GRASA Y CÁNCER:

Se ha demostrado que una dieta alta en grasas incrementa el riesgo de cáncer de mama, colon y próstata. En realidad, la dieta alta en grasas no causa cáncer, sino que promueve el desarrollo del cáncer en personas que están expuestas a agentes carcinógenos.

Una dieta alta en grasas puede promover el cáncer, haciendo que el cuerpo secrete más cantidad de  ciertas hormonas que crean un ambiente favorable para ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de mama , uno de los tipos de cáncer influenciado por hormonas. De igual manera, las dietas altas en grasa pueden cambiar las características de las células, volviéndolas más vulnerables a los agentes causantes del cáncer.

Para reducir la grasa en la dieta, se deben seleccionar cortes magros de carne de res, cordero y cerdo, así como aves y pescados sin piel. Los métodos de cocinar que se recomiendan son hornear, cocinar al vapor, asar y hervir. Se deben seleccionar leche descremada o baja en grasa, productos lácteos y aderezos para ensaladas y condimentos bajos en grasa.

6. GRASA SATURADA, COLESTEROL Y ENFERMEDAD CARDÍACA CORONARIA:

Uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca es la ingestión excesiva de grasas saturadas. Una dieta alta en este tipo de grasas produce la acumulación de una sustancia suave y cerosa, llamada colesterol, en las arterias, lo que finalmente hace que éstas se endurezcan y se estrechen. Esto produce un incremento de la presión en las arterias, así como el esfuerzo cardíaco para mantener el flujo sanguíneo adecuado en todo el cuerpo.

El exceso de grasa también aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas por el alto contenido de calorías, e incrementa las posibilidades de ser obeso (otro factor de riesgo de la enfermedad cardíaca).

7. SODIO E HIPERTENSIÓN:

El sodio, comúnmente conocido como sal, es uno de los minerales que ayuda a la regulación de la presión sanguínea  y juega también un papel en el funcionamiento apropiado de las membrabas celulares, músculos y nervios. La concentración de este mineral en el cuerpo es controlada principalmente por los riñones, las glándulas suprarrenales  y la glándula pituitaria en el cerebro.

El balance entre la ingesta dietética y la excreción renal a través de la orina determina la cantidad de sodio en el cuerpo. Sólo una pequeña porción es eliminada por las heces o el sudor. La cantidad de sodio en la orina es controlada por la hormona esteroidea aldosterona. Existe una relación entre el agua y el sodio, a tal punto que la retención de un exceso de sodio va seguida de una retención de más líquido y viceversa.

Los individuos con sensibilidad al sodio pueden experimentar presión sanguínea alta por el exceso de sodio en la dieta. La Asociación Estadounidense de Cardiología ( American Heart Association ) ha desarrollado pautas específicas para el consumo de sodio. Los cambios en la dieta pueden ser beneficiosos. Aunque el consumo de sodio puede tener muy poco efecto en las personas que no sufren de hipertensión, este efecto puede ser importante en las personas sensibles al sodio. La presión sanguínea a menudo es controlada por diuréticos que causan la excreción de sodio en la orina.

8. ALCOHOL:

El consumo de alcohol aumenta los riesgos de cáncer hepático y cuando se combina con el hábito de fumar, aumenta el riesgo de cáncer de boca, garganta, laringe y esófago. Además, el consumo de alcohol está asociado con un aumento del riesgo de cáncer de mama en las mujeres.

El hígado procesa el alcohol y lo convierte en energía para el cuerpo, pero el consumo continuo y excesivo puede causar daño a este órgano en varias formas, incluso desarrollar un hígado graso, que puede progresar y convertirse en una cirrosis hepática .

El alcohol puede causar daño al revestimiento del intestino delgado y del estómago, donde se digieren la mayoría de los nutrientes y como resultado, el alcohol puede deteriorar la absorción de los nutrientes esenciales . El alcohol también incrementa los requerimientos del cuerpo por algunos nutrientes e interfiere con la absorción y almacenamiento de otros.

El consumo continuo y excesivo de alcohol puede ocasionar un aumento en la presión sanguínea. Los problemas crónicos de adicción al alcohol pueden causar enfermedades en el músculo cardíaco ( miocardiopatía ). Además, existe una asociación entre el accidente cerebrovascular y el consumo excesivo de alcohol.

Si la persona ha decidido ingerir alcohol, se le recomienda moderación: no más de dos tragos al día para los hombres y un trago diario para las mujeres.

9. NITRATOS Y CÁNCER:

En los países donde las dietas se caracterizan por un alto contenido de alimentos curados con sal, con nitritos y ahumados, existe una alta prevalencia del cáncer estomacal y esofágico. Ejemplos de estos alimentos son la tocineta, el jamón, los perros calientes y los pescados curados con sal.

Se recomienda consumir los alimentos salados, ahumados o curados sólo ocasionalmente.

RECURSOS:

Osteoporosis Osteoporosis
Osteoporosis

 

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que se produce cuando las células óseas que se reabsorben son más numerosas que las que se depositan. Este desequilibrio ocasiona la pérdida progresiva de densidad ósea y el adelgazamiento del tejido óseo. Los huesos con osteoporosis son más porosos y, por lo tanto, más propensos a las fracturas.

Productores de colesterol Productores de colesterol
Productores de colesterol

 

El colesterol es un material ceroso similar a la grasa que se halla en todas partes del organismo. Proviene de dos fuentes: la producida por el hígado y la que se consume en la carne y productos lácteos.

Fitoquímicos Fitoquímicos
Fitoquímicos

 

Las plantas proporcionan muchos nutrientes benéficos (fitoquímicos) que pueden proteger contra el cáncer. Los isotiocianatos (que se hallan en el brócoli, la coliflor y la col de Bruselas) pueden suprimir el crecimiento de tumores y la producción de hormonas. Los flavoniodes (manzanas, uvas, vino tinto, etc.), la soya y el licopeno (que se hallan en el tomate) también han demostrado proteger contra el cáncer.

Selenio - antioxidante

Selenio - antioxidante

Selenio - antioxidante

 

El selenio es un antioxidante que al parecer inhibe la proliferación de células. La ingestión diaria recomendada de selenio es de 70 ug (microgramos) para los hombres y 55 ug para las mujeres.

 

Dieta y prevención de enfermedades

 

Dieta y prevención de enfermedades

Dieta y prevención de enfermedades

 

Existen recomendaciones dietéticas recientes que guardan una relación comprobada con una enfermedad o condición relacionada con la salud. Por ejemplo, las cantidades adecuadas de calcio en la dieta son necesarias para tener huesos y dientes saludables y prevenir la osteoporosis.